http://www.revistadeeducacion.cl/revista_pdf/reveduc_391/files/assets/basic-html/page-30-31.html

http://www.revistadeeducacion.cl/revista_pdf/reveduc_391/files/assets/basic-html/page-32-33.html

En al última edición número 391 de la revista que publica el ministerio de educación (Mineduc), realizó un reportaje a nuestro liceo Bicentenario bajo el título “EL DESAFIO DE LA EDUCACION DE CALIDAD”.

En esta edición la revista destaca los cambios y transformaciones que se han  realizado para mejorar la educación y los niveles de aprendizaje.

Nuestra Directora Cristina Susi, comenta en la revista que esto involucró una revisión general de todos los aspectos del recinto, incluyendo las áreas educativas, aspectos familiares, culturales y saber cómo los alumnos se sentían estudiando ahí, entre otras cosas. “Debimos reformar las normas y los reglamentos, de modo que nuestros niños y adolescentes vieran el esfuerzo que estábamos haciendo todos para salir de esa categoría”.

El proceso se gestó en octubre de 2017 y duró hasta los primeros meses de 2018, y durante el transcurso de ese tiempo se sumó la ayuda de la Universidad de la

Frontera (UFRO). A través de ellos alcanzaron a reformular todas las áreas. De esta manera, consiguieron que el proyecto pedagógico fuera totalmente participativo,

Incluyendo en algunos aspectos a los estudiantes para que contribuyeran en formar un espíritu nuevo.

En marzo de 2018 los profesores trabajaron en nuevas actividades para los proyectos educativos en el área TP (técnico – profesional), pues al ser un establecimiento

Técnico – profesional necesitaban potenciarlas.

Para que esto resultara, decidieron partir con todas las especialidades de 1° medio. Pero con un gran cambio: ahora todos los alumnos iban rotar en las especialidades, es decir, debían desarrollar al menos una actividad de cada área, de manera que al momento de elegir ibana tener claro qué camino seguir.

“En esto participamos todos, hasta el Centro de Padres y los docentes, así pudimos mejorar en todas las especialidades y luego de eso llevar estos aprendizajes a

la realidad en las prácticas laborales”, relata entusiasmada la directora.

VEINTE SALIDAS A TERRENO

Al mismo tiempo, se formó una “Mesa Empresarial”, donde los profesores del liceo pudieron conversar con personas de distintas compañías y empresas para conocer cómo era el trabajo de los alumnos en sus prácticas y junto a eso, saber en qué estaban fallando ellos.

En el área de turismo, por ejemplo, se potenció que los estudiantes conocieran la zona, y así sintieran mayor compromiso con la especialidad. Se trabajó para gestionar cerca de 20 salidas a terreno a todas las atracciones turísticas de la región, como el circuito de las Torres del Paine, la Bahía, la ruta Kawésqar, los hielos milenarios y Puerto Edén, el que se sitúa al sur del Golfo de Penas, todo esto bajo la supervisión de su profesor.

OTRO EJEMPLO, ES LA ESPECIALIDAD DE ENFERMERÍA.

Para acercar a los estudiantes al área de la salud, se llevaron a cabo una serie de prácticas y visitas a hospitales  y policlínicos de la zona. Lo mismo ocurrió con hotelería y gastronomía, pues los jóvenes tuvieron la posibilidad de preparar la cena completa para el Colegio de Profesores de la región, entre otros eventos.

Además, hicieron un cambio dentro del horario de clase, modificando las jornadas de los alumnos de 1º a 4º medio. “Incluimos talleres de danza, arte y teatro para que el día no fuera solo estudio, eso hizo cambiar las mentes de muchos”, comenta Cristina Susi.

Como institución no solo se han preocupado de optimizar las gestiones dentro del liceo, sino que también han trabajado en mejorar el futuro de los adolescentes, al conseguir preuniversitarios para los 3º y 4º medios.

También están trabajando junto al Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE). Así han podido formar una red de apoyo

para facilitar el acceso de todos aquellos alumnos que deseen ingresar a la educación universitaria.

Uno de los cambios impulsados en el Liceo Politécnico Luis Cruz Martínez es que todos los alumnos de 1° medio deben rotar en las especialidades TP (técnico-profesional), de manera de tener claro qué camino van a elegir.

LENGUAJE Y MATEMÁTICAS

Además de las especialidades TP, los profesores sabían que los estudiantes debían mejorar en otros aspectos, como lenguaje y matemáticas. Para lograr avances, decidieron dividir a los alumnos sin distinción, así conseguirían trabajar y concentrarse.

Por ejemplo, se separaron al 1 ° medios en cuatro grupos de lenguaje y lo mismo en matemáticas. Según la directora Cristina Susi, el cambio resultó bastante bien, pues los alumnos entendían las materias mejor en grupos reducidos, ya que el aprendizaje fue más

Focalizado. Esto le permitió a los docentes avanzar más rápido en los contenidos.

Para que esto funcionara como reloj, los educadores debían planificar juntos, con el apoyo del Programa de Integración Escolar (PIE), porque así podían entregar retroalimentación a los alumnos. Así cada uno sabía en qué estaba progresando y en qué no.

Se aplicaban pruebas o ensayos para medir los avances de los niños y jóvenes. Y si al grupo le iba bien, se organizaba una convivencia para estimular su trabajo.

Otra forma de incentivar el progreso en el aprendizaje fue a través de las salidas a terreno. Cuando un grupo aprobaba una especialidad, se le premiaba con una salida fuera del liceo. Esta idea tuvo gran recepción, pues ningún adolescente quería quedarse sin paseo.

Y para potenciar el gusto por el inglés, el liceo hizo un convenio con el Instituto Chileno Británico de Punta Arenas, que becó a 10 alumnos. Gracias a esto, todos quienes se inscribieron pudieron certificarse. Por el alto interés de estudiantes y apoderados, este año nuevamente enviarán a otro grupo a aprender inglés.

PANDEMIA COVID-19

Hoy el liceo tiene al 80% de sus alumnos conectados. Sus clases son en línea y a quienes no cuentan con conexión a internet, se les envía el material y los libros a sus casas. Todo esto es gestionado por el equipo de profesionales de la unidad de Integración y por los inspectores, quienes recorren todas las semanas los hogares de los niños y jóvenes.

El trabajo docente no ha decaído, a pesar de no tener contacto presencial siguen desarrollando clases innovadoras y atractivas. Un ejemplo de aquello, es la gestión que llevó a cabo la profesora de turismo, quien conectó a sus alumnos con un senador estadounidense para que les ilustrara sobre su trabajo y cómo es vivir en Estados Unidos.

Esto, al mismo tiempo, les ha permitido poner en práctica el inglés aprendido.

Quién también se sumó a la iniciativa, es un profesor chileno que vive en Australia. Desde allá se conecta con los jóvenes para mostrarles el país y algunas atracciones turísticas.

Todas estas acciones extra programáticas han sido muy bien recibidas por los apoderados y alumnos, pues se han dado cuenta que con algunas modificaciones, pueden volver a reencontrarse con su liceo.

El establecimiento hoy tiene una matrícula de más de 300 alumnos y ofrece cinco especialidades.

Estas son:

Mecánica automotriz, servicios turísticos, gastronomía, construcción de estructuras metálicas y enfermería

Categorías: Liceo Politecnico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *