CAPITANES DE SUEÑOS.

LICEO POLITECNICO  “LUIS CRUZ MARTINEZ”

La historia de este importante establecimiento de nuestra comuna comenzó a concretarse en 1971 cuando fueron convocadas por el profesor normalista don Teófilo Miranda Aguilar, quien tenía el íntimo sueño, desde hacía varios años, de dar vida a la educación técnico profesional en nuestra ciudad, algunas instituciones públicas y privadas con el fin de desarrollar y concretar un proyecto educacional para dotar a Puerto Natales de un establecimiento de enseñanza técnico profesional. Algunos de los promotores que respaldaron esta iniciativa fueron dos connotados personajes de aquella época: don Norberto Rodríguez Gómez, Gerente de Empresa Nacional de Petróleo, ENAP y don Abel Paillamán, representante de la Juntas de Vecinos y Regidor del Partido Socialista (hoy sería un Concejal) Esta apasionante inquietud no era solo de particulares sino también del Gobierno de aquella época, que encabezaba el Presidente Salvador Allende Gossens.

En aquel entonces era una necesidad de la población natalina puesto que los jóvenes no tenían acceso a la este modalidad educacional en nuestra ciudad y tenían que viajar a estudiar a la ciudad de Punta Arenas, con los costos económicos que ello significaba para las familias del proletariado… era difícil costearse económicamente este proceso formativo, en una comunidad donde los jefes de hogar en su mayoría obreros.

Las gestiones iniciales comenzaron a consolidarse cuando se dio forma a un curso piloto que dependía de la Escuela Industrial Superior de Punta Arenas, cuya responsabilidad administrativa y pedagógica se le entregó a los  dos  profesores de dicho establecimiento, nos referimos a don  Juan Eterovich Kusmanic profesor de electricidad y Julio Bascuñán Mac Kay, profesor de gasfitería. Este curso piloto comenzó sus clases el lunes  8 de mayo de 1971.

A este primer curso de 25 alumnos se le comenzó a hacer sus clases teóricas  en el  edificio de la Cruz Roja de Hombres (actual edificio del IST). Mientras que los talleres de carpintería y mecánica se realizaban en salas del subterráneo de la Escuela Consolida Bernardo O’Higgins y en el recinto de la desaparecida empresa EMACOVI, ubicada en el frigorífico de Puerto Bories, a casi cuatro kilómetros de Natales.

Comienzan a llegar las primeras máquinas para el trabajo con los alumnos. Muchas de ellas se encontraban en desuso en la Escuela Industrial Superior de Punta Arenas, además de otras aportadas por el gobierno regional y que eran provenientes de Checoslovaquia, productos del apoyo de países socialistas a nuestra nación; los materiales para los trabajos prácticos, en su mayoría lo aportaban los apoderados.

Entre los primeros docentes del Centro Medio Profesional se encontraban los profesores  Ramón Vera, Enriqueta Millao Ojeda, Benjamín Caro Caro, Juvenal Urrutia, Hernán Arce Morales, Margarita Navarro Arroyo, Amparo Penrros Berrocal, Manuel Oyarzun Cárcamo y Antonio Gómez Gallardo, Sergio Elgueta Vargas, Francisco Torres Bórquez, Saturnino Andrade Aguilar, entre otros.

La petición formulada por un grupo de apoderados fue acogida en el seno del citado congreso y por autoridades regionales de educación. De manera que al año siguiente, en marzo de 1972, se creó el Centro Medio Profesional de Puerto Natales, que comenzó a funcionar atendiendo a dos cursos, uno industrial y otro comercial, en dependencias del antiguo edificio que por años había albergado al hospital del ex Seguro Obrero, ubicado en calle Pedro Montt, donde hoy existe un  servicentro.

La dirección del plantel se le confió al profesor de taquigrafía y redacción comercial, Luis Acevedo Valdés, quien ejerció el cargo hasta el mes de diciembre, de manera que al iniciarse el año lectivo 1973 asumió un nuevo Director: el profesor Livio Pérez Guerrero. La matrícula de ese año se distribuía en 3 cursos industriales y 2 comerciales.

En cuanto a la dotación docente, se fueron sumando con el tiempo otros recordados educadores formadores de las primeras promociones de estudiantes en este plantel, tales como: José Ruiz Santana, Rubén Subiabre Heirmel, Pedro Méndez Cach y Teresa Alvarado Corbett.

EL INSTITUTO POLITÉCNICO

Llegado el año 1975, el gobierno militar de la época dictó el D. S. Nº 561, de fecha 22 de junio, que creó el Instituto Politécnico, agrupando en un solo establecimiento las áreas Técnico-Profesional y Humanístico–Científica. La dirección de este nuevo plantel, que inició sus actividades en marzo de 1976, quedó a cargo del profesor Libio Pérez Guerrero. El recinto elegido para el efecto fue el de la ex Escuela Consolidada de Experimentación Bernardo O’Higgins, ubicada en la calle Gobernador Bernardo Philippi. Allí comenzó a funcionar esta nueva unidad educativa, que quedó conformada por cinco cursos Industriales, cinco comerciales, ocho humanístico–científicos y cuatro de enseñanza nocturna. A su tiempo, el profesorado, alumnos, inspectores y auxiliares de la Escuela Consolidada, se trasladaron al recinto que antes habían ocupado la Escuela Vocacional y el Liceo de Hombres de Natales, en la calle Ramírez frente a la Plaza 1º de Mayo.

En el plantel institutano de la calle Bernardo Phillipi, ejercieron la noble labor de enseñar, los profesores Hernán Arce Morales, Juan Carlos Aguirre Sierpe, Pedro Aliste Rosales, Daniel Nova Mellado, Ernesto Gómez Guerrero, Antonio Gómez Millapel, Juvenal Urrutia, Paulino Vera, José Luis Ampuero Pena, Manuel Oyarzún Cárcamo, Julio Álvarez Cárcamo, Paulina Beard Tapia, Leoncio Pérez Jerez, Graciela Fuentes, Jorge Cárdenas Loaiza, Ruth Álamos Quintana, Ramón Elgueta Mansilla, Juan Carlos Paredes, Rosa Cárcamo Dimitrópulos, María Almonacid González, Sonia Acardi, Sergio Nitrihual Norambuena, Graciela Fuentes, Judith Barrientos Soto, Haydee Alvarado Corbett, Estrella Vargas Barrientos, Teresa Alvarado Corbett, los inspectores, Ramón Canales Cabello, Elena Canales Dubrasic, Manuel Álvarez Águila y Ana González Mac Leoud,  y los auxiliares Luis Pardo y Daniel Vargas, entre tantos otros nombres que conforman una larga lista de hombres y mujeres que sirvieron en este plantel en diferentes épocas y a diferentes generaciones de estudiantes.

EL LICEO POLITÉCNICO C–1, “LUIS CRUZ MARTÍNEZ”

Llegado el año 1978, el Instituto Politécnico pasó a denominarse Liceo Politécnico C–1, impartiendo siempre educación Técnico Profesional y Humanístico–Científica. La dirección del plantel continuó a cargo del docente Libio Pérez hasta 1980.

Los primeros profesores del área técnica fueron habilitados para ejercer la docencia por la Secretaría Ministerial de Educación; luego de algunos años, 1980 específicamente, la Universidad de Magallanes les brindó la oportunidad, a este grupo de profesionales obtener el título de profesores de educación tecnológica, asistiendo durante 4 años, todos los fines de semana a clases presenciales en Punta Arenas. Logrando su objetivo en octubre de 1984.

Época   en que  la dirección del establecimiento correspondió al profesor Gastón López Gallardo, hasta ser designado alcalde de nuestra Comuna y en  su reemplazo asume interinamente el docente Leoncio Pérez Jerez, hasta el 10 de junio de 1985, cuando se designa al nuevo Director titular, el profesor Luis Labrín Pacheco, quien en el mes de noviembre del mismo año debió renunciar a su función por problemas de salud, asumiendo nuevamente en calidad de subrogante el  profesor Leoncio Pérez Jerez. En 1987, época de muchas turbulencias política-sociales el establecimiento queda a cargo de la Subdirectora, profesora normalista  Eliana Soto Díaz.

El 7 de octubre de 1987, el Ministerio de Educación Pública dictó la Resolución Exenta Nº 201, que decretó en su  Artículo Único, lo siguiente: “Denomínese “Luis Cruz Martínez” al Liceo C Nº 1 de la comuna de Puerto Natales, provincia de Última Esperanza, XII Región de Magallanes y Antártica Chilena”[1].

Para entonces, el área Humanístico–Científica se había trasladado a un nuevo edificio construido al lado del Liceo Politécnico C–1 “Luis Cruz Martínez” (hoy Liceo “Gabriela Mistral”),

Al año siguiente, el 29 de febrero de 1988, asume la dirección titular de dicho plantel el profesor Washington Cárdenas Farías, mediante Ordenanza Municipal Nº 0111, de fecha 26 de febrero de 1988, ratificada por el Oficio Nº 015, del 1° de marzo de 1988, emanado de la Corporación Municipal de Educación, Salud y Menores de Puerto Natales[2].

El profesor Cárdenas Farías, se mantuvo en el cargo hasta 1989, año en que asume como Director titular del nuevo Liceo B–11“Gabriela Mistral”. Mientras que el profesor Leoncio Pérez Jerez, pasó a ejercer interinamente la dirección del Liceo Politécnico hasta 1991.

Fue en este periodo en que la unidad educativa cambió su denominación por la de “Liceo Industrial del Mar”, al incorporar a su malla curricular nuevas especialidades relacionadas con la actividad pesquera, como acuicultura por ejemplo. Sin embargo, esta iniciativa que fue apadrinada por la Armada de Chile, no logró proyectarse en el tiempo debido a múltiples factores externos que dificultaron la marcha  del  proyecto,  haciendo inviable su continuidad por lo que, en 1991, el establecimiento decide continuar impartiendo las especialidades tradicionales, recuperando además su antigua denominación de Liceo Politécnico C–1 “Luis Cruz Martínez”, nombre que conserva hasta hoy. Ese mismo año, el profesor Carlos Muñoz Ibáñez ocupa la titularidad  en el  cargo de Director hasta el mes de diciembre. Al año siguiente, en 1992, asume tal responsabilidad el profesor del área Industrial, Manuel Oyarzún Cárcamo, labor que ejerció hasta el 2005, cuando afectado por una rebelde enfermedad debió alejarse de la educación. Fue justamente en el ejercicio de su periodo en que el establecimiento se involucró en un importante proyecto.

La construcción de los modernos talleres para las cuatro especialidades industriales con las que contaba el establecimiento, junto a nuevas aulas para asignaturas tecnológicas. Este logro permitió a los educandos salir de los reducidos espacios donde se impartir las clases de talleres. Época en que se había restablecido la democracia en nuestro país.

En efecto, en 1997, el Liceo Politécnico “Luis Cruz Martínez”, junto a otros cincuenta liceos del país, fue favorecido con el Proyecto Montegrande. Para ello, los  docentes del  establecimiento elaboraron y postularon  su  propio proyecto denominado: “El Cambio Educativo, un Compromiso de Todos”[3]; fundado en la idea de que favorecer la autoestima personal es la base para cualquier cambio. Con esa premisa se trabajó con los estudiantes del plantel, provenientes en su mayoría de grupos familiares con vulnerabilidad social y carencias afectivas. También se estimuló la buena convivencia entre todos los componentes de la unidad educativa y se creó un clima organizacional adecuado y eficiente en pos de mejorar las relaciones humanas, la calidad de la enseñanza y por consiguiente, los aprendizajes del alumnado.

Paralelamente se habilitaron y equiparon los “ambientes pedagógicos” o aulas temáticas. Se puso en marcha la reforma curricular en los primeros medios con talleres  para docentes de ese nivel; se diseñó e implementó un programa de pasantías a otros Liceo Montegrande del país, dirigido a alumnos(as) de cuarto medio y a profesores(as) de primero medio y del área Técnico Profesional. En materia de infraestructura y equipamiento: se techó el patio central del establecimiento; se adquirieron mobiliarios; Dentro de proyecto el liceo consideró la puesta en el aire de la actual radio VientoSur, así, el 28 de agosto del 2001 esta señal de comunicación surcó oficialmente el éter patagónico, tarea que llevó adelante el profesor de Construcción Habitacional, Don José Luis Ampuero Pena, con el aporte técnico del Ingeniero José López Maldonado. Tarea a la que se sumaron Juan Hernández Vásquez, Pablo Ceccarelli Castro, Pablo Rodrigo Ampuero.

Se consideró un laboratorio de computación; además, se adquirieron múltiples  herramientas para los talleres. El proyecto se diseñó para ser ejecutado en cinco años, pero en rigor duró ocho años, finalizando el 2004.

En el otoño del 2006, se inauguró el moderno gimnasio que hoy tiene el establecimiento, con una inversión que bordeo el millón de dólares. Era director interino, en ese momento el Profesor de Matemática, José Aguilar Cárcamo. Hace algunos años tras, se le entregó al gimnasio el nombre del profesor Manuel Oyarzún Cárcamo, quien fue un luchador contante para que el liceo tuviera un recinto de esa magnitud, para desarrollar las tareas físicas, deportivas y sociales.

El año 2010, se logró ganar un proyecto del Ministerio de Educación de implementación para las especialidades, la que en términos económicos bordeo los cuatrocientos millones de pesos, lo que significó un espaldarazo muy significativo para el trabajo con los alumnos. Época en que la dirección del liceo estaba en manos del profesor José Luis Ampuero Pena, y se vivía una complicada convivencia por parte de los jóvenes, generada desde la lucha de “los pingüinos” a nivel nacional.

El año 2013 asume la dirección del establecimiento la docente Matilde Rosa Silva Ojeda, quien fue, de acuerdo a la ley la primera directora que pudo seleccionar su equipo de trabajo o gestión administrativa.

Buscando nuevos cambios y generando nuevas políticas de acuerdo a los objetivos corporativos, asume la dirección del establecimiento la docente Cristina Susi Garrido.

Una mención especial merece la disciplina, marcialidad e identidad que brindó la gallarda banda de guerra del establecimiento, fundada en 1991 por iniciativa del ex alcalde de la comuna Félix Dillems Hill, quien adquirió los instrumentos necesarios para  el  debut  oficial  que  tuvo  lugar  al  año  siguiente,  en  1992.  Esta   banda   estuvo integrada por 32 alumnos liceanos. Su Director fue  el docente Tulio Vásquez Velásquez y el guía e instructor por varios años fue el suboficial de ejército (R) Luis Peña Gallardo. Actualmente, la banda se encuentra en un receso temporal a la espera de un recambio de instrumentos y uniformes.

 Mucha agua ha corrido bajo los puentes de este liceo, en casi 50 años, dejando en plena evidencia el significativo rol que ha tenido o cumplido en la sociedad natalina la formación de connotados profesionales y grandes personas, que encontraron en sus aulas, la sabiduría, el conocimiento que le ha permitido desarrollarse como personas y profesionales en su vida, valorando el centenar de profesores que alguna vez entregaran lo mejor de sus energías para sus esperanzados alumnos. Todos ellos han construido  el gran engranaje que hoy, para el desarrollo de la Provincia de Ultima Esperanza, constituye y representa  nuestro Liceo Técnico Profesional, que hoy está bajo la dirección de la profesora Cristina Susi Garrido.

El sueño del profesor Teófilo Miranda Aguilar, está más vigente que nunca y la huella que han ido dejando miles de jóvenes que han pasado por nuestras aulas lo validan y ratifican.

Como dato histórico anecdótico se puede contar que  la ex  Presidenta de la República Michelle Bachelet Jeria inauguró el seminario “La Armada y Magallanes. Su desarrollo marítimo, oportunidades y desafíos”, con el cual se dio inicio oficialmente el 30 de abril de 2008 a la celebración del Mes del Mar, que se extendió durante todo el mes de mayo a lo largo del país.

Y este evento se efectuó en el salón de eventos Liceo Politécnico Luis Cruz Martínez, estuvieron presentes junto a la Primera Mandataria el Embajador de Argentina en Chile, Ginés González García; el Ministro de Defensa, José Goñi Carrasco; el Comandante en Jefe de la Armada, Almirante Rodolfo Codina Díaz; el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, General de Aire Ricardo Ortega Perrier, además de altas autoridades nacionales, regionales, invitados especiales y miembros del Alto Mando Naval.

José Luis Ampuero Pena

Profesor de Educación Tecnológica.                           Agosto 2018.

 

 

.

ULTIMAS NOTICIAS

Dirección del Establecimiento

Bernardo Phillipi N°474 Puerto Natales

Telefono : (61)2 412217

Correo : secretaria@liceopolitecnicolcm.cl

Contáctate con nosotros